¿QUÉ SIGNIFICA “RESCATAR LA MEMORIA DE LA CNTE”?

Hace 25 años nació la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en medio de la lucha de clases que en el caso del magisterio significaba enfrentar a dos enemigos poderosos: el Estado/patrón, y el charrismo sindical. Mientras el primero se expresaba bajo las formas de los Gobiernos y su pesada burocracia federal, estatal, municipal; el segundo cobraba forma de un estricto control que comenzaba en la escuela, y se expresaba en los comités delegacionales y seccionales. La burocracia escolar, inspectores, directores y subdirectores, así como los Directores Generales o Estatales de Educación, eran una mezcla de ambos poderes del Estado y del charrismo directamente enfrentados al maestro de base, los puestos eran botín y el motivo de los mayores pleitos entre esos dos poderes.

La CNTE tuvo antecedentes y raíces en luchas magisteriales de muchos años atrás. Destacaron por su importancia y la similitud de sus banderas y formas de lucha las de 1956-60, cuando agrupados en el Movimiento Revolucionario del Magisterio (MRM) los maestros del DF conquistaron su Comité Ejecutivo Seccional electo democráticamente, por primera vez en un Congreso de Masas, por aquel tiempo estatutario; y luego en un Congreso Seccional Ordinario, comité que fue igualmente desconocido con cualquier pretexto lo que motivó otro paro indefinido magisterial que fue derrotado tras reprimir dos manifestaciones, el 4 y 9 de agosto de 1960, en las inmediaciones de la Escuela Nacional de Maestros. Aquella lucha y su organización cambiaron de carácter al afiliarlo a la línea electorera del PCM revisionista apoyando la candidatura presidencial de Ramón Danzós Palomino. Otros antecedentes, más cercanos a su fundación, fueron las luchas magisteriales de los compañeros de la Sección 36 del SNTE, dirigidos por el Consejo Central de Lucha del Valle de México que dirigían, entre otros, Misael Nuñez Acosta, Ramón Couoh, Teodoro Palomino, Juan José Altamirano, los tres últimos militantes del FMIN en ese tiempo.

Las características de la CNTE fueron definidas desde el comienzo como una organización democrática y anticharra. Que basaría en las movilizaciones con participación amplia de las masas la negociación y el compromiso con las autoridades, fuesen del gobierno, de la SEP, o del SNTE. Que consensaría las demandas principales por las cuales movilizarse mediante consulta a las bases. Explicaría su lucha a los padres de familia y trataría de ganarlos siempre como aliados proporcionando, recíprocamente, solidaridad a sus luchas: campesinas, obreras, de inquilinos, y unidos por una mejor educación para sus hijos.

Otros postulados fueron de más difícil aplicación, y a la postre algunos de ellos, llevaron a la derrota y al cambio de política en algunos o varios contingentes de la CNTE. Entre éstos pueden mencionarse: La independencia y la autonomía. Mientras para muchos la independencia tenía que ser respecto del Estado, los Gobiernos, los funcionarios, los charros y los partidos electoreros. Para otros, lamentablemente la mayoría, la independencia era según las condiciones, respecto de unos, pero no de otros; y entre ser o no ser independiente, cada quién decidía más bien a quién afiliarse e intentar afiliar su pedazo de CNTE. La autonomía se planteaba igual, principalmente en la relación con el Estado y el charrismo; pero se convirtió en arma de dos filos al usarla sobre todo para exigir que se respetaran las decisiones de las asambleas de las partes por encima de las decisiones e intereses del todo; con este pretexto se alejó a la Sección 7 de Chiapas durante una década de las movilizaciones nacionales y aún hoy privilegian el movimiento a nivel estatal sobre el nacional aún cuando se den en forma simultánea.

Magníficas han sido varias de las movilizaciones de la CNTE. Por ellas, con las masas como actores principales, es que la CNTE ha ganado prestigio y respeto como organización democrática, anticharra, y combativa. Para “Educador Socialista”, rescatar la memoria histórica de la CNTE, significa reivindicar sus luchas, sus formas de organización, sus demandas y sus principios rectores. Y es lo que nos proponemos hacer en ésta y otras entregas para nuestro periódico. Pero la forma principal, es sin duda luchando. Por eso, la parte principal la dedicamos hoy a la actual lucha de más de 60 mil maestros de Chiapas (cuna de la CNTE) y los trabajadores de la salud.

About these ads

About this entry